Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

¿Por qué los productos artesanales tienen más encanto que los industriales?

shutterstock_1678507321(FILEminimizer)

Estamos todos de acuerdo con el hecho de que hoy en día hay un boom de productos artesanales bestial. Los productos hechos a mano se diferencian de los industriales fácilmente, y no sólo por su forma de fabricación, sino por las ventajas que traen consigo para empresas y para nuestro propio uso de los mismos.

A continuación, vamos a abordar el tema explicando qué son exactamente los productos artesanales, qué diferencias existen frente a los industriales y qué ventajas supone adquirirlos, tanto para nosotros como para quien las fabrica.

¿Qué es un producto artesanal?

Un producto artesanal es aquel hecho a mano por un artesano o artesana mediante técnicas y herramientas tradicionales. En este tipo de productos podemos encontrar ropa tejida a mano, joyería artesanal, muebles, cerámica, pinturas, decoración e incluso obras de arte.

Lo primero que hace especial a estos productos es su proceso de fabricación, ya que los artesanos fabrican cada pieza ellos mismos, en lugar de usar máquinas capaces de crear productos en serie. En los productos artesanales encontramos belleza incluso en sus propios defectos, ya que no encontrarás dos piezas iguales.

Su fabricación es más lenta y cuidadosa, y por ello el producto final presenta un precio más caro que cualquier producto industrial. El tiempo dedicado a su fabricación, los materiales empleados y la creatividad, hacen que dichos productos tengan un gran valor cultural y artístico. Además, muchas de estas creaciones tienen también una gran importancia histórica, ya que en ciertos pueblos y ciudades se recrean piezas únicas de artesanos que van transmitiendo su don de generación en generación.

Los productos artesanales se enfrentan a multitud de críticas diferentes entre sí, ya que muchas personas encuentran su precio bastante elevado y no logran ver la singularidad de cada pieza; en cambio, otras personas admiran cada pieza y consideran que es un verdadero lujo adquirir alguna de ellas, como podemos leer en dicho artículo de la revista digital ELLE.

Como podemos comprobar, los productos artesanales tienen gran encanto y además, como podemos leer en el título del artículo ofrecen una serie de diferencias frente a los productos industriales que los hacen únicos.

A continuación, vamos a conocer esas diferencias más a fondo.

Conoce las diferencias entre un producto hecho a mano frente a uno fabricado.

Puede que ya estés notando varias diferencias y que te hayas posicionado por el valor que tiene algo que fabricas con tanto esfuerzo y dedicación.

Sin embargo, pensamos que no tenemos por qué descartar productos industriales fabricados con maquinaria en una empresa, puesto que un empresario también ha puesto su cariño y empeño en fabricar esos productos para que tú los puedas disfrutar. Aun así, no podemos negar que existen diferencias evidentes:

  1. Proceso de producción claramente distinto.

Las cosas hechas a mano tienen un proceso de fabricación claramente diferente al industrial. La mano humana gana en los productos artesanos, mientras que para los industriales es más frecuente el uso de maquinaria y procesos automatizados.

También encontramos que en las industrias se fabrican productos en masa, mientras que los productos artesanales suelen ser muy diferentes entre ellos.

  1. Presentan una clara originalidad frente a los industriales.

Los productos artesanales son únicos y pueden contener imperfecciones que les dan un carácter y encanto especiales. En cambio, los industriales son fabricados en grandes cantidades siendo idénticos entre sí.

  1. Normalmente son de mayor calidad.

Si compras algo hecho a mano notarás en su mayoría que dicho producto está fabricado con materiales de alta calidad, además de ser fabricado por artesanos con habilidades especializadas.

Por lo que, productos artesanos suelen presentar más durabilidad que los industriales por esta misma razón.

  1. Posibilidad de personalización.

Los artesanos suelen tener a disposición del cliente la posibilidad de personalizar sus productos, lo que significa que cada pieza puede ser diseñada y para un solo cliente.

En cambio, los productos industriales no ofrecen esta posibilidad, ya que son producidos en serie y no pueden ser personalizados. Hay algunas empresas como Aliexpress que te ofrecen la posibilidad de personalizar algunos productos, pero no de la misma manera que un producto artesano (te dejan grabar tu nombre en el producto o el logo de tu empresa, pero no es un producto diseñado 100% acorde a tus necesidades).

  1. Costo de materiales y precio final.

Y precisamente esto es lo que causa rechazo en muchas personas.

Los productos industriales tienen un gran atractivo y por ello triunfan bastante; el precio.

Al ser producidos en grandes cantidades puedes obtenerlos por un precio menor.

Sin embargo, los productos artesanales son más caros por su propio proceso de producción, así como el precio de los materiales y su propio valor final.

Como puedes comprobar las diferencias son grandes y es bueno conocerlas a la hora de adquirir alguno de estos productos. Comprar un producto artesanal, además, puede ser beneficioso para tu negocio si tienes uno ¿lo sabías?

Ventajas de implantar productos artesanales en tu negocio.

Cuando obtienes un producto hecho a mano estás ayudando a esa persona a seguir creciendo laboralmente, además de apoyarla a seguir cumpliendo su sueño como artesano.

Imagina ahora que ocurriría si se te ocurre la idea de implantar productos artesanales en tu negocio ¡pueden pasarte muchas cosas buenas! No sólo estarás ayudando a ese artesano o artesana con su negocio, sino que también estarás diferenciándote ante tus clientes.

Las personas pueden llegar a amar estos productos, lo que provocará que consuman en tu negocio seguidamente logrando destacarte entre muchas empresas que venden marcas conocidas.

Los productos hechos a mano no tienen por qué ser sólo ropa, cuencos o cuadros.

Pueden ser también productos alimentarios, los cuales podemos encontrar en cafeterías y restaurantes para su consumo. Tienes incluso la posibilidad de abrir una cafetería dedicada enteramente a la venta de productos artesanales como franquicia, como es el caso de la franquicia El Molí Pan y Café.

Al ofrecer productos artesanales, estás ofreciendo al cliente un producto único y diferente a lo que se puede encontrar visitando otras tiendas. Esto puede ayudarte a diferenciarte de la competencia y atraer a clientes que buscan productos especiales y personalizados.

Tomar la decisión de implantar productores artesanales en tu negocio, le otorgará al mismo un valor añadido sin igual, ayudándote a aumentar el margen de beneficio de tu negocio. Por si fuera poco, además con la compra de productos artesanales concienciados con el medio ambiente y la economía circular, estarás realizando una actividad sostenible y respetuosa con el planeta (esto sin duda te ayudará a ganar puntos entre tus clientes ¡créeme!)

En resumen, sacamos en claro que los productos artesanales son completamente diferentes de los industriales, y que su consumo puede resultar beneficioso para un gran número de negocios y personas.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest