Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Las Fallas: Valencia da la bienvenida a la primavera

shutterstock_1642050832(FILEminimizer)

Cada año, del 15 al 19 de marzo, los habitantes de Valencia dan la bienvenida a la primavera colorido, exuberante y ruidoso. Figuras gigantes satíricas de papel maché, fuegos artificiales, mascletás, ofrendas, desfiles y conciertos de petardos paralizan el tráfico en la tercera ciudad más grande de España. Ahora las calles pertenecen a la gente que celebra esta fiesta de Interés Turístico Internacional. Los puntos de las Fallas destacados son el 18 y 19 de marzo.

La pirotecnia

Desde el siglo XVII, estas fiestas ha sido dedicado a San José (día del santoral 19 de Marzo). Pero los orígenes de este festival se remontan aún más a una época en la que la gente simplemente sucumbió a la magia del fuego.

Por lo tanto, el fuego y los petardos siguen desempeñando un papel destacado hoy en día en el festival más grande de la metrópoli mediterránea. Los valencianos, enamorados de la pirotecnia, incluso han creado una palabra especialmente para su sinfonía de explosiones rítmicas, truenos y aullidos: la mascletá. Ésta se reproduce todos los días festivos y anteriores a las dos del mediodía en la Plaza del Ayuntamiento. Su ruido es muy estridente (no apto para personas sensibles de oído o de sonidos fuertes). La Fallera Mayor da “su permiso” desde el balcón del Ayuntamiento al señor pirotécnico para que dé comienzo la mascletá de ese día.

El indulto

Todas las figuras que conforman una falla, se queman la noche de San José, excepto una, la cual se indulta casi siempre por su belleza (ninot indultat). Ésta suele exponerse posteriormente el el Museo Fallero o darse de recuerdo a la fallera mayor si es de tamaño pequeño.

Durante un año, artistas falleros e ingenieros trabajan en nombre de las Comisiones falleras en figuras caricaturistas de papel maché de hasta treinta metros de altura, con las que se burlan del espíritu de la época y las personalidades de moda, a modo de satírica. Todos ellos se incendiarán en la noche del 19 al 20 de marzo, todos menos uno. Este es elegido por los valencianos para sobrevivir en el Museo Fallero para conmemorar la fiesta.

Un enorme mar de flores

En pleno casco antiguo, la céntrica Plaza de la Virgen se transformará en un enorme mar de flores los días 17 y 18 de marzo.

Hasta altas horas de la noche, las fallas de diferentes barrios desfilan por las calles con música y presentando a su patrona, la Virgen de los Desamparados (La Mare de Deu dels Desamparats – Maredeueta – Chaperudeta) con sus ofrendas florales. Muchas falleras (y falleros), suelen emocionarse al llegar a la plaza y visualizar a su patrona.

Una gigantesta figura de más de diez metros de altura de la patrona, es creada por los artistas falleros, en el que solo se reproduce las manos y la cabeza de la Virgen, y el Niño Jesús, así como dos ángeles a los pies. El resto del cuerpo, está formado por una gran estructura de madera, en la cual los festeros, recogen los miles de ramos de flores de las falleras en los dos días de la ofrenda, y tejen un manto de más de diez metros de largo hecho de claveles rojos, rosas y blancos, además de algún color adicional para detalles. Cada año se le hace un manto de diseño diferente a la Virgen, destinando a cada falla de colores deben ser los ramos de la falleras durante la ofrenda.

Música y comida

Jóvenes y mayores, grandes y pequeños están echando un vistazo a las Fallas. Amigos y vecinos preparan paellas juntos en las calles, los vendedores ofrecen cocos a la venta, en todas partes se puede comer churros y buñuelos.

Cada falla o comisión tiene su ambiente festivo esos días con música y comida popular. La feria y las “paraetas” (mercadillos), se montan. Haz numerosos conciertos, pasacalles con bandas de música, bailes para amenizar la fiesta. Los profesionales en hostelería Hotel Up, recomiendan reservar con mucha anticipación tanto el alojamiento como alguna mesa para comer (si es que el restaurante deja reservar esos días), ya que hoteles y restaurantes esos días están abarrotados de turistas y locales.

La Cremà o La Nit del Foc

Lo más destacado de las fallas es la noche del 19 de marzo, donde se lleva a cabo la emotiva quema de las figuras “cremà – la nit del foc”. A partir de las 22 horas arde en la ciudad: primero las Fallas infantiles, luego los grandes, y a medianoche la Falla en la plaza del ayuntamiento. Toda la ciudad de Valencia arde esa noche, llenando de magia el ambiente y calor, quemando las energías malas y dando paso a una primavera de espíritu renovado.

Una noche de emoción, donde es fácil ver llorar a las falleras mayores e infantiles por dar fin a su reinado.

El comienzo renovado de la primavera

Con las Fallas, el invierno en realidad termina, se han quemado las energías malas y se ha dado paso a una primavera de espíritu renovado.

Las fértiles llanuras no lejos de la costa mediterránea se convierten en un jardín de fragancias que seduce los sentidos: cerezos, almendros, limones, nísperos y naranjas.

Las temperaturas suaves con aire cristalino de la zona comienzan a ver actividades comunes: practicar senderismo, escalada, ciclismo de montaña y un refrescante baño en el mar.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest