Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Grupos Musicales que trabajan como empresas

shutterstock_1917923258(FILEminimizer)

Podríamos decir, casi sin miedo a equivocarnos, que la mayoría de los artistas de las diferentes facetas del arte adoran su trabajo y que no podrían vivir sin él. Amar el trabajo, que es una gran ventaja en el desarrollo de la vida de una persona, es algo que ha caracterizado a multitud de artistas y no solo de los de primer nivel. En los párrafos que siguen, vamos a centrarnos en ciertos aspectos que tienen que ver con esto y que afectan a un tipo de artistas en concreto: los músicos.

Está claro que los músicos han nacido para componer y para dar espectáculo sobre un escenario. En los tiempos que corren, eso ha quedado más que demostrado y lo cierto es que hay diferentes formas de tener éxito con un determinado álbum ahora que contamos con más herramientas de comunicación y difusión (y más poderosas) que las de hace varias décadas. Pero claro, el trabajo de un músico no solo ha de centrarse en componer, grabar e interpretar. También hay que tener conocimientos al respecto de cómo organizar el trabajo que provoca la creación y expansión de sus obras.

En otras palabras, un músico también tiene que ser, en cierta medida, un empresario. Tiene que saber con qué tipo de personas cuenta para lograr el éxito, cuáles son sus puntos fuertes y de qué pie puede cojear. La cantidad de trabajo que genera un grupo de música que tenga cierto éxito, aunque sea solo a nivel nacional, no puede ser resuelta única y exclusivamente por los miembros del grupo, que tienen que pasar su jornada componiendo, grabando, dando conciertos o editando canciones. Tiene que haber un equipo detrás. Y eso implica la creación y desarrollo de una sociedad, de una empresa. De ahí que el músico tenga que ser ese empresario que decíamos.

Uno de los ejemplos de más valor para entender esto podemos extraerlo de la biografía de uno de los mejores músicos españoles de todos los tiempos y que sigue en activo. Su nombre os sonará a todos y todas. Proviene de Gernika, ha sido vocalista de Platero y tú y su estilo es inconfundible. Hablamos de Fito Cabrales, el ahora vocalista de Fito y Fitipaldis. En una noticia publicada en La Voz de Cádiz se hace referencia a la publicación de su biografía, una biografía en la que se puede leer cómo el cantante empezó, tras abandonar Platero y Tú, a desarrollar un proyecto, un equipo, una empresa, que es la que le ha conducido a ser uno de los artistas españoles más reconocidos en todo el mundo. Sin ese trabajo no musical, hubiese sido imposible haber alcanzado siquiera una pequeña parte del éxito del que goza Fito y Fitipaldis en la actualidad.

Cada vez son más los músicos que son conscientes de que la constitución de una empresa es la mejor manera de potenciar todo su trabajo musical. En el mundo actual, es imprescindible tener un equipo especializado en redes sociales, otro con labores de producción, otro que se encargue del merchandising… y un sinfín de grupo de trabajo más. A fin de cuentas, todas las personas que forman parte de esto constituyen una empresa y así tienen que operar. Por supuesto, todo debe ser legal y, para que el grupo pueda generar ingresos y realizar inversiones, la empresa debe estar constituida debidamente y dada de alta en todos los registros. Desde Trámites Fáciles Santander nos han hecho saber que el volumen de empresas de grupos musicales que necesitan asesoramiento en relación a aspectos laborales o financieros ha crecido una barbaridad en los dos últimos años.

Un mundo cada vez más óptimo para triunfar

Vaya por delante que no es fácil conseguir éxito en el mundo de la música, principalmente por el hecho de que son muchas las bandas y personas que lo intentan y el mercado, en muchas ocasiones, se encuentra saturado. Pero sí que diremos que, gracias a plataformas como Spotify, la gente ahora escucha más música y más variada que antes. Eso ofrece una oportunidad a todo tipo de personas dedicadas al mundo de la música. Y es esto lo que debe animar a todas aquellas personas que, hasta ahora, no hayan tenido suerte en sus respectivos proyectos.

Hay muchos pequeños artistas que han tenido cierta repercusión gracias a un elemento como Spotify y que, a raíz de eso, han conseguido contratos con discográficas. El caso es que nunca hay que dejar de intentarlo porque nunca se sabe cuándo puede llegar el momento del éxito. Lo que es evidente es que la música sigue siendo uno de los elementos de ocio más demandados por la gente y que eso ya no se puede evitar de ningún modo.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest