¿Es el turismo cultural un modelo ganador? Se puede decir que el turismo de sol y playa se ha agotado y que es necesario un cambio importante en el sector perteneciente al turismo rural como nos comentan los expertos de ruralzoom.com, que creen que los atractivos culturales encuentran en el turismo rural una forma magnífica de reflexión sobre su eficacia.

Conociendo más sobre el turismo cultural

El denominado cambio de modelo entre el patrimonio cultural y el turismo rural es evidente. Pese a que seguimos siendo un país donde predomina el denominado turismo de sol y playa, también se va reconociendo el atractivo de preparar un viaje rural.

Los beneficios del turismo de sol y playa son evidentes, aunque también demanda una inversión considerable. Eso sí, el turismo alternativo rural es de lo más interesante.

Algo que conviene pensar es que el origen como tal del turismo podemos encontrarlo en la cultura. La totalidad de manifestaciones culturales cuentan con una potencialidad en el plano turístico.

Los dos modelos con complementarios

Tanto el turismo de “sol y playa” como el turismo cultural pueden tener una coexistencia pacífica. Hay que tener en cuenta que el bañarse en las aguas del Mediterráneo no está reñido con hacer visitas en el plano cultural.

Lo que se recuerda de los viajes o de las vacaciones es algo que está relacionado con las sensaciones que tenemos, los recuerdos y demás pensamientos que nos producen las experiencias en el plano cultural.

Seguro que os ha sucedido que una vez habéis conocido la historia de un paisaje, hasta la cocina del sitio, lo que hará que adquiera una dimensión más importante.

Parece claro que el turismo de sol y playa se necesitan, en especial cuando queremos diferenciar una serie de destino de otros. Eso sí, el modelo de turismo de sol y playa es bastante maduro e incluso en algunos puntos están ya saturados.

Lo que se ha producido es un cambio de tendencia en favor de una serie de destinos emergentes y competitivos y del turismo de interior nacional, lo que va a proveernos de una experiencia de bastante mayor autenticidad.

Aunque hay este cambio de tendencia, hablamos de dos modelos que se complementan. No se puede decir que haya un perfil de turista que solo sea de sol y playa, lo que es un perfil que corresponde a un momento distinto de su vida.

Los turistas lo que hacen es determinar la fecha del año que se quiere relajar tomando el sol en la playa, para lo cual solo tendrá unos pocos meses y otra época en la que quiere romper su vida cotidiana al conocer alguna clase de destino. Hablamos del clásico balón de oxígeno que le pueda liberar de lo rutinario.

¿Puede ser ganador el turismo cultural?

En el caso de que el viajero esté buscando experiencias más personales, se les da la oportunidad de una integración en el destino de una forma mucho más activa y poder disfrutar y vivir una realidad bastante diferente.

Los valores diferenciales y la experiencia personal son algunos de los argumentos más importantes. Piensa que la diversidad enriquece y hay bastantes destinos culturales de una realidad única, pues es un elemento diferenciador que pueda favorecer la promoción y la venta.

La experiencia de muchas empresas de turismo rural, creen que todavía es un destino que todavía tiene mucho que crecer, donde es complicado competir en el mercado respecto de otras zonas turísticas que están ya consolidadas.

Eso sí, pensemos que han partido de cero y que fueron ellos los que han ido creando valor de atracción en la zona, donde el proyecto de turismo cultura tiene todavía mucho más mérito.

Estas son algunas de las ventajas del turismo cultural que señalan los expertos a los que hemos consultado:

Favorecedor de la economía local

Esto siempre es útil y ayuda, en especial a las zonas rurales que en muchos casos sufren de la despoblación.

Desestacionalización de la demanda

La estacionalidad fuerte que tiene el turismo en nuestro país se puede revertir con las medidas que puedan favorecer las experiencias de carácter cultural.  Cuando se suman los puentes, fines de semana, fiestas, etc hay que pensar que vamos a tener operativos de 5 a 6 meses, que siempre van a ser del orden de 3 o 4 en el verano.

Preservación del medio natural y del patrimonio

Se quiere, en muchos casos, recuperar el patrimonio. Desde rehabilitar edificios históricos a paneles explicativos, etc. Hablamos de que existe una sensiblidad nueva donde se promueven aspectos como la protección de los paisajes.

Diversificación de la oferta

El turismo cultural es algo que para la comunidad puede ser algo diferenciador y que puede marcar diferencias.

Conservar las tradiciones

Algunas der las ventajas que tienen el turismo cultural es la distribución que se hace, tanto hacia los viajeros como a los nativos del sitio.

Se benefician de forma directa dichas comunidades que lo que hacen es ver el mantenimiento de las formas, costumbres y las tradiciones como un incentivo para desarrollarse. Eso sí, a veces es algo que no se valora, no por los agentes ni por la persona que vive en las poblaciones.

Fijación de la población local

Muchas vece el incentivo económico se encarga de la consolidación del modelo al fijar a la población misma en su propia tierra. Hablamos de las mujeres del mundo rural que luchaban diariamente por no irse de su sitio de origen.

La población a nivel local es la que hace su destino y aporta el valor del conocimiento y su tradición a la experiencia en lo turístico.

Autenticidad en la experiencia

Podríamos decir que esto es lo más interesante que hemos podido ver en todo el conjunto de profesionales que estén en el terreno del turismo cultural. En el cultural cada destino es distinto y eso no acontece tanto en el de sol y playa, pues hay algunos muy semejantes.

Proyectos en el turismo cultural

Bajo esta etiqueta se busca obtener sensaciones y diferentes experiencias, donde el turismo cultural lo que hace es abarcar una gran cantidad de ámbitos, una lista muy larga.