Las persianas son un elemento del hogar al que no se le presta demasiada atención. Sin embargo, si quieres que te duren muchos años debes cuidarlas y mantenerlas de manera adecuada. Por eso, en este artículo te vamos a dar 10 consejos para cuidar tus persianas y conseguir alargar su vida útil.

  1. No bajes la persiana del tirón

Un error muy común a la hora de bajar las persianas es querer hacerlo muy rápido y bajarla del tirón. No obstante, esto puede dañar el mecanismo de las persianas o incluso si el golpe es muy fuerte romper alguna de las lamas. Así que ten cuidado y evita bajar de golpe las persianas, hazlo poco a poco.

  1. No abras la ventana si está la persiana bajada

Otra mala costumbre que puede dañar las persianas es abrir la ventana cuando hace viento con la persiana bajada. Porque los paneles se pueden mover, golpear y dañar. Así que si quieres ventilar lo mejor es que subas la persiana.

  1. Limpia periódicamente las lamas

Si quieres que tus persianas te duren muchos años debes limpiarlas periódicamente. La parte más visible son las lamas, por lo que debes limpiarlas cada cierto tiempo tanto por la parte interior como por la exterior.

“No hace falta que utilices ningún producto de limpieza especial para limpiar las persianas, con un poco de jabón o detergente basta para dejar las persianas relucientes, ya sean de madera o de otros materiales como el PVC”, explican desde Rolltec, empresa especializada en cerramientos, toldos y persianas en Alicante.

  1. No te olvides del tambor

En el tambor se acumula suciedad y polvo, que si no se elimina hace que las persianas se ensucien. Por eso, no te debes olvidar el tambor. Lo más fácil para limpiarlo es utilizar una aspiradora para eliminar toda la suciedad y después pasar una bayeta mojada con un poco de jabón. Así podrás limpiar fácilmente el tambor.

  1. Engrasa las guías

Cuando procedas a limpiar las persianas debes limpiar también las guías. Además, la suciedad se suele almacenar con facilidad en esta zona y puede impedir que las persianas suban y bajen de manera correcta.

Para la correcta limpieza de las guías lo mejor es usar un aspirador. No obstante, las guías además de limpiarse se deben engrasar, por lo que hay que aplicar un lubricante sintético. Si tienes dudas sobre cómo limpiar las guías y engrasarlas te recomendamos ver este short en el que explican paso a paso el procedimiento.

  1. Mueve las persianas

Si hay algunas habitaciones de tu hogar que no utilizas demasiado debes de vez en cuando subir y bajar las persianas para evitar que se estropeen con el paso del tiempo por el desuso o que se encasquillen.

  1. No utilices sustancias abrasivas

Antes hemos hablado de la limpieza de las persianas y recomendábamos el uso de un poco de jabón. Pues bien, en ningún caso debes utilizar sustancias abrasivas porque pueden dañar seriamente las persianas. No uses este tipo de productos a pesar de que te los hayan recomendado porque la limpieza será más fácil.

  1. Revisa el mecanismo automático

Si en tu casa tienes persianas automáticas o eléctricas en ese caso debes revisar de vez en cuando el mecanismo para evitar fallos. Debes prestar especial atención al motor, pero también debes revisar que todas las piezas funcionan correctamente y que no haya fallos en el sistema.

  1. No dejes que suban o bajen hasta el final

También si tienes persianas eléctricas debes evitar presionar el botón y dejar que suban o bajen hasta el final con el interruptor presionado. Porque así puedes hacer que las persianas suban demasiado, se estropeen y se encasquillen y después no bajen de manera automática sino que tengas que sacarlas tú del cajón. También si cometes el error contrario, dejar que bajen hasta el final puede hacer que se desencajen y tengan dificultades para subir.

  1. Repara correctamente tus persianas

Hay que tener en cuenta que las persianas, al igual que otros elementos del hogar, se pueden estropear. En ese caso, debes reparar el problema de manera correcta. Puede que el fallo sea muy simple y puedas hacerlo tú mismo con las herramientas que tienes en casa. Sin embargo, puede que no seas capaz de arreglarlo, especialmente en el caso de las persianas eléctricas. En ese caso lo mejor es que confíes en un profesional para evitar dañar todavía más la persiana.

Esperamos que estos 10 consejos te sirvan de ayuda para cuidar tus persianas y conseguir que te duren el mayor tiempo posible.